La casa familiar, el covid-19 y la introspección

Javiera Céspedes Möller

 

OFICIO.

El oficio —en el arte— consiste en que no se lo advierta.

Uno y el Universo – Ernesto Sábato

 

La siguiente auto-etnografía fue escrita desde los sentires, sensaciones, objetos, observaciones y experiencias que han tenido lugar desde Marzo hasta Mayo del 2020 en la ciudad de Arica, puerta norte de Chile. Se ha involucrado teoría social y otros elementos que han parecido atingentes para comprender el escrito, como el uso de canciones, cuya explicación de elección se encontrarán a pie de página. La idea fue recabar las experiencias a través de pensamientos anotados en un cuaderno (tipo diario de vida), por lo que los sentires que aquí se encuentren, probablemente hayan sido los más latentes del período. El documento está dividido por elementos o sucesos de importancia, por lo que algunas secciones serán cronológicas y otras serán producto de la recopilación de los elementos ya seleccionados y analizados.

El lugar que habito

“Because I told you, my level of concern but you walked by like you never heard and you could bring down my level of concern. Just need you to tell me we’re alright.”

Level of concern – Twenty one pilots: Si bien es una canción que probablemente hable sobre la necesidad de tener seguridad con una pareja, en el contexto de pandemia, y en el cuál también fue escrita la canción, me parece que es atingente a la necesidad de seguridad que se ha manifestado en este tiempo, es decir, todos necesitamos que nuestro nivel de preocupación, vaya disminuyendo con la ayuda de otras personas, en este caso, con la ayuda de mi familia.

Me encuentro en cuarentena desde el día 25 de Marzo en Arica. Viajé desde Valparaíso, con miedo de algo que no veía, pero que evidentemente se acercaba a mi como una amenaza. Me levanté ese día a las 5 am, me trasladé hasta Santiago con nada más que un poco de equipaje, pensando que no estaría más de un mes, como si fuera algo que de mera voluntad dependiera.

Escritorio pieza

Un tapabocas artesanal, hecho de nova, y elástico de billetes, para probablemente proteger mi vida. El día anterior a este ya no quedaban mascarillas certificadas. Denzin mencionaba que “[l]a autoetnografía interpretativa crea nuevas formas de escenificar y experimentar el pasado” (2017, p. 85), por lo que no es azaroso estar dándome cuenta al momento que escribo, que realmente una protección de ese tipo no serviría de nada, era absurdo. El miedo incluso de haber viajado a los comienzos (en Chile) de la pandemia más grande que ha tenido la historia, significaba un riesgo, pero probablemente un riesgo mayor hubiera sido estar sola en Valparaíso sin mi familia (hablo sobre todo de riesgo emocional).

Sin dudas que el re-habitar un lugar, que si bien es parte de tu casa, no es el tuyo, significa una reestructuración de la habitación y de la vida en sí. El volver a estar en familia luego de 4 años es un proceso complejo, uno se acostumbra a la soledad, e incluso llega a disfrutarla. La tranquilidad, la armonía o el caos ya no pasan a ser algo individual, sino más bien colectivo. Re-habitar es también volver a crear lazos, con uno mismo y con el otro. El proceso de identidad es también encontrar objetos que permitan reflejar aquello que nos hace sentir cómodos. Así los objetos van hablando respecto de las estructuras, en este caso individuales, de mi vida, de mis creencias, de mi cultura, como bien menciona Baudrillard (1969). Todo lo que hay en mi habitación son cosas que me identifican, bueno, que forcé para lograr identificarme, pues fueron cosas que encontré en la misma casa. Al principio era un lugar blanco, una cama, un escritorio y un librero con libros de la básica; ahora es un lugar con bastantes imágenes, una pizarra de corcho donde escribo mis pensamientos y mis citas favoritas, donde hay un mapa de Arica también. En la pieza hay cuadros antiguos uno de The Beatles, de Marilyn Monroe, del Che Guevara, un cuadro que me hizo mi primo y un espejo de luna sol que atrapa las malas energías, dibujos que he copiado, libros que me traje, que me hacen pensar en “sí, aún estoy en la Universidad, debo situarme en eso, este ya no es un lugar para vacacionar, para descansar, aquí terminarás tu cuarto año de la carrera”. Situarse es difícil, más aún en pandemia y sintiéndote ajena a un espacio.

Es evidente que la necesidad de crear un espacio acorde, y sentirse cómodo, es lo mínimo para sentirse capaz de ser productivo, porque de no ser así, no funcionamos para el sistema.

Somos empresas, cuyas metas debemos cumplir, si no, nos vamos a la quiebra.

Plano casa padres

 

Mi habitación está al centro de la casa, como muestra el plano que dibujé. Actualmente vivimos mi padre, madre, hermano y mi perro. Por temas de protección, debido al trabajo de mi mamá y la exposición que puede generar, mi abuela está residiendo en otro lugar. Al estar al centro, me siento como en el centro de sus vidas, no hay privacidad, es una pieza cuya puerta da al pasillo y una ventana que da hacia el comedor, si, esta casa es bastante extraña, y como se ilustra, es también grande, aunque no de grandes espacios. Es paradójico, pues el lugar que más espacio tiene, que es el living y un comedor familiar, no solemos ocuparlo como familia. Cada uno posee su espacio y así se hace entender, incluso un espacio que está demarcado por el tiempo.

En las mañanas el living se convierte en la oficina de mi papá, aunque ya tiene una pieza para eso5, parece ser que lo hace para no sentirse solo y encerrado es que creo que ya llevamos tanto tiempo en cuarentena que la mínima socialización que pueda existir es necesaria.

En promedio, salgo en 2 momentos diferentes de mi pieza, para ir al baño y para comer. Las tareas del hogar las dejamos para el fin de semana, ya que en la semana somos sólo yo y mi papá que además tele trabajamos/ estudiamos… mi hermano no se ocupa de las tareas del hogar (más que de su pieza y a veces de poner la mesa para el almuerzo) tiene autismo y un grado de discapacidad, y nos cuesta mucho atender a sus necesidades, o simplemente estar atentos a lo que nos quiere contar, porque primero hay que trabajar, no atender cosas de niños, porque no da el tiempo.

“El tener TEA de alguna manera imposibilita que algunas personas permanezcan todo el día encerradas, debido a que sus rutinas cambiaron” (Montero, 2020, p. 9) y pues sí, es  complejo tener que estar encerrados, y digo tener, porque a pesar de que estuvimos en cuarentena y podíamos salir con mi hermano “gracias” a un salvo conducto, él tenía miedo de salir, y principalmente porque absorbe muchísima información día a día de lo que está ocurriendo con el corona virus, aún sin comprender gran parte de las cosas, entiende lo principal y con ello sólo consigue miedo. Y es que tampoco podemos estar ajenos a los medios, pues mis padres están vinculados al trabajo en salud.

Es complejo lidiar con trabajo, estudio, orden, familia, hermanos con necesidades especiales, ánimo, problemas personales. Si la vida ya era multi-tarea, ahora parece ser infinitarea.

 

La sanitización y la contradicción

“voy a hacerme un cigarrito, acaso tengo tabaco, si no tengo de donde saco, lo más cierto es que no pito”

 

Zapatos sanitizados

 

Como ya mencioné, mis padres trabajan en el área de salud, mi mamá es TENS y mi papá ejerce como visitador médico. Mi mamá trabaja en un consultorio, el más grande de la ciudad, por lo que atiende a muchas personas, se entenderá que en tiempos de pandemia esto es mucho más. Las vacunas, los controles, las funas, la desinformación, los malos tratos, son pan de cada día tanto para ella como para el resto de los funcionarios de salud. Los aplausos que se han estado haciendo, no parecen ser parte de la realidad, es más, parece ser una performance, para que no se diga que no se les agradece (Tele13, 2020).

 

Lugar de sanitización

 

La zona pintada verde, perpendicular al estacionamiento, es el lugar que usamos para sanitizar cada vez que llega alguien, en este caso quien más frecuentemente usa este espacio es mi mamá. Allí tenemos un pediluvio para limpiar la suela de los zapatos y posteriormente dejarlos ventilando en el mismo lugar a un costado. También tenemos allí alcohol gel para las manos y paños con agua y cloro en caso de que haya que limpiar algún elemento. Sumado a eso, quien llegue de afuera, debe quitarse la ropa en el mismo lugar, entrar por la puerta principal y directo al baño, mientras que otra persona va a dejar la ropa sucia al lugar de lavandería. En realidad, “(…) los objetos tienen como función, en primer lugar, personificar las relaciones humanas, poblar el espacio que comparten y poseer un alma.” (Baudrillard, 1969, p.14) por lo que probablemente al entrar en esta casa y visualizar el nivel de protocolo sanitario, podría cualquier persona darse cuenta de que las personas que aquí viven están vinculadas al mundo de la salud.

Sin embargo, no deja de ser un espacio dicotómico pues en este mismo lugar, cuando no nos estamos sanitizando, es un espacio de conversación y cigarrillos.

Una tesis de la influencia de la jornada laboral con el consumo de cigarrillo concluye que:

“La jornada laboral que realiza el personal de enfermería en el servicio de emergencias produce estrés siempre mostrado con un porcentaje de mas e la mitad del personal que lo asegura , casi siempre por un porcentaje menor, a veces un porcentaje considerado, por lo que es muy evidente la presencia del estrés dentro del servicio, lo que contribuye al consumo de cigarrillo por parte del personal de enfermería siendo un problema tanto para el profesional de forma individual así como del grupo de trabajo del servicio” (Betancourt y Morayma, 2013, p. 67)

El espacio creado, que asegura tener que preocuparse por cada detalle de la limpieza, de la sanitización y por tanto de producir estrés en la llegada al hogar, es también el espacio que se toma como relajo, para adquirir una gota de normalidad, de que estamos en pandemia, pero este sigue siendo el lugar para fumar y despejarse

 

Normalidad de Pandemia

“Qué pasará allá afuera, comencé a acostumbrarme a ese ruido de la vereda. Puedo rebobinar y poner pausa a lo que suceda”

Buenos Aires – Nathy Peluso: Esta canción se grabó en cuarentena, en Argentina, los sentires de la autora son bastante parecidos a los que estoy sintiendo actualmente, de incertidumbre, de sentir que la vida se paraliza, de introspección, de domingos eternos, de lo que sucede afuera, de la necesidad de desconexión para conectarse con uno mismo, que creo es lo que quienes hemos tenido la posibilidad de hacerlo, lo estamos haciendo.

Cambio de paradigma, la conexión virtual era aquello que nos estaba uniendo, pero que hoy no para de ser una molestia, la sobrecarga académica, la sobrecarga laboral, la sobrecarga emocional, la sobrecarga en lo que sea, se la debemos en gran parte a lo virtual. No vernos, no sentirnos, no olernos nos está afectando. De pronto se siente como si hubiéramos dejado de vivir, de disfrutar.

 

Inicio de video-llamada

No da el tiempo para no producir, no da el tiempo para no descansar, por su puesto que quizá muchos procrastinan, pero no es lo mismo que descansar. Ha sido un tanto agotador realizar estos análisis, pero quise otorgarle tiempo para poder también, entender mejor mi entorno. El trabajo de escribir no es sólo para producir, sino que es a su vez un trabajo importante de introspección que, si se tiene la oportunidad de realizar, concluye como una terapia, como un cariño a uno mismo y a su entorno. Mucho tiempo usé la danza como herramienta para expresar, más de 10 años para ser precisas, es por eso que mis formas de ver las cosas, tienen mucho que ver con los movimientos, es por eso que gracias a Esplá (2019) y su tesis cobre el uso de esta herramienta para hablar de la danza como terapia, me di cuenta de que coincido con su utilización de auto-etnografía como

Una auto-etnografía de la auto-conciencia como proceso humano, a través del cual se de- construyen y construyen experiencias corporales afectivas, emocionales y cognitivas, al abrazar el conocimiento y aprendizaje intelectual en conexión a una práctica reflexiva, creativa y artística” (p.9)

La vida tiene muchos problemas, el capitalismo es el problema en el que los subproblemas se desarrollan, y por lo mismo al escribir esto, es que me hace mucha ilusión un mañana donde podamos salir y luchar, pues la nueva normalidad no ha traído solo problemas, ha traído también ollas comunes, solidaridad, trabajo en equipo, soporte emocional e incluso me atrevería a decir que hasta conciencia de clase.

Anhelo salir a la calle y ver a mucha gente, mucha gente ocupando el descontento que tuvo por esta pandemia, anhelo que podamos volver a organizarnos, anhelo muchas cosas y a la vez lamento vivir de anhelos, pero quizá eso es la vida en pandemia, sólo anhelos.

 

Bibliografía

 Baudrillard, J. (1969). El sistema de los objetos (F. González, trad.). Editions Gallimard; Siglo XXI. (original publicado en 1968).

Betancourt, V. y Morayma, J. (2013). Influencia de la jornada laboral en el consumo de cigarrillo del personal de enfermería en el servicio de emergencias Hospital San Vicente De Paul 2010- 2011 [Tesis de Licenciatura en Enfermería, Universidad Técnica del Norte. Repositorio digital UTN. http://repositorio.utn.edu.ec/handle/123456789/1137

Denzin, N. (2017). Autoetnografía interpretativa. Revista investigación cualitativa, 2(1) pp. 81-90. DOI: https://dx.doi.org/10.23935/2016/01036

Esplá, C.  (2019).  Consciencia  y autoconsciencia  en  la  danza  movimiento terapia. Autoetnografía del proceso de formación del Máster en Danza  Movimiento Terapia  Nathy  Peluso.(2020,                  Junio).                  Buenos        aires.                  (Video)                 YouTube:

https://youtu.be/O8BLUzAxNmQ

Sábato, E. (1968). Uno y el Universo. Editorial Seix Barral. Barcelona.

Tele 13. (2020, 26 de Mayo). Autoridades sanitarias convocan nueva cadena de aplausos para personal médico. Tele 13. https://www.t13.cl/noticia/nacional/cadena-aplausos-personal- medico-martes-26-05-2020

Twenty one pilots. (2020, 9 de Abril). Level of concern. (Video) YouTube: https://youtu.be/loOWKm8GW6A

Victor      Jara.      (2019,      9      de      Agosto).                            Cigarrito.              (Video)      YouTube: https://youtu.be/GoxCOKYMltw

 

 

 

 

 

 

 

3 comentarios sobre “La casa familiar, el covid-19 y la introspección

  1. Es hermoso saber que fuisteis parte de la crianza y formación de una hija que escribe de esta manera te amó hijita.
    José Manuel Cespedes Linares

  2. Excelente, me gustó mucho lo que he leído, cual obra literaria de los mejores escritores.
    Felicitaciones Javi me haces sentir orgullo de pertenecer a tu círculo íntimo.
    TQM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *