A propósito de una “pegatina fotográfica” en Quilpué

nrs

Es una prédica permanente de much@s fotógraf@s la de que una foto no es una foto mientras no esté impresa. Me sumo absolutamente a esa posición. Y no es una discusión ociosa: tiene sentido, razón y consecuencias.

Una fotografía es un objeto: tiene largo y ancho, es tangible, no requiere de ningún aparato especial ni de energía eléctrica para poder verse; además, se puede mirar y compartir cuantas veces se quiera a lo largo de mucho tiempo. Existen fotos realizadas en los albores de la fotografía, que aún hoy-a más de 150 años- se conservan. Una foto, entre otras características, permite como ningún otro medio preservar la historia y la memoria.

En cambio una imagen vista en una pantalla de computador o celular u otro aparato electrónico es una serie de puntos de colores (pixeles) que dependerá de diversos factores externos para su conservación. Y estará siempre más expuesta a desaparecer u olvidarse. Cuántas veces no ocurre que perdemos infinidad de fotos familiares y de momentos importantes de nuestras vidas porque “se echó a perder el compu”, “le entró un virus” o porque “murió mi celular”. Por eso la importancia de que las imágenes que nos importa conservar, sean impresas y guardadas en álbumes o de la manera que se prefiera.

Pegatina, Municipalidad de Quilpué, 7 de Noviembre 2019

En el marco de las actividades de la Asamblea Cultural de Quilpué, pudimos dar un ejemplo claro de esto al realizar una pegatina de fotos de las movilizaciones realizadas en esta ciudad, la zona y el país en el frontis del quemado edificio municipal. Fue impresionante el impacto que produjo ver esas imágenes “materializadas” en fotografías, lo que permitió a much@s recordar momentos y situaciones vividos en este intenso periodo y tener una visión panorámica del mismo. Sin considerar además el valor estético y emotivo de muchas de estas imágenes.

Pegatina, Municipalidad de Quilpué, 7 de Noviembre 2019

 

Pegatina, Municipalidad de Quilpué, 7 de Noviembre 2019

 

Pegatina, Municipalidad de Quilpué, 7 de Noviembre 2019

Por supuesto, sabíamos que en este caso particular tampoco estaba asegurada su duración pues se trata de fotografías expuestas a cualquier eventualidad. De hecho, ya ocurrió que “algun@s” – seguramente integrantes de la minoría que no sintoniza con la lucha que libramos en Chile por la transformación social y política-, destruyeron un gran número de estas fotos. Pero eso forma parte del hecho político y “cultural” que se quiso provocar.

Pegatina destruida, Municipalidad de Quilpué, 10 de Noviembre 2019

De nuestro lado, seguiremos registrando y realizando pegatinas de fotografías en diversos sectores para aportar a poner en valor los hechos que vienen ocurriendo desde octubre (que algún@s llaman “la Revolución de octubre”) y que están cambiando por fin la cara de este pobre país maltratado y saqueado durante tantos años por los dueños del poder político y económico.

Pegatina destruida, Municipalidad de Quilpué, 10 de Noviembre 2019

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *